Temple / RevistaMujer

Temple

Esta semana Pilar Hurtado comenta su visita el restaurant Temple

Pilar Hurtado / 01 diciembre 2013
Fuente : revistamujer

4x35Me habían hablado del segundo restaurante de Minsu Bang, el chef de Ichiban, pero no había ido.Hay que entrar por el hotel Intercontinental, en Vitacura con Isidora Goyenechea, y subir al segundo piso. Cuando vimos unas pesadas cortinas moradas y la palabra ‘lounge’, mi amiga y yo sentimos que era un local más adecuado para la noche. Elegimos la terraza para almorzar: las mesas ubicadas alrededor de una piscina y una suerte de cama techada al centro, que también era una mesa… Música electrónica, unos tulipanes iluminados y Sanhattan tras los ventanales. Sí, parece más un local nocturno, pero la terraza -llena- era muy agradable en ese día tibio.Miramos la carta, que ofrece cocina japonesa, y en la primera página un menú por $15.000. Antes, elegimos un Amaral sauvignon blanc. Ya no estaba disponible y eso ralentizó la atención en el primer momento. La segunda opción, un Anakena de la misma cepa, estaba y llegó pronto. Una vez hechos los pedidos, todo fluyó a buen ritmo. Yo elegí un menú y compartimos además un sashimi mixto de nueve cortes, que estaba maravilloso: cortes gorditos, pescado fresquísimo y que, además, se puede elegir: salmón, atún y róbalo. Para el menú se escoge una ensalada, un roll, un plato de fondo y un postre de varias opciones. Las nuestras fueron ensalada de wakame, alga verde finita aliñada con aceite de sésamo y un toque de ají. Deliciosa. Luego un roll llamado parmesano y que pedimos -maquiavélicamente- para medir la calidad de la cocina. Quedamos con cuello, como se decía en mis tiempos, ya que era espectacular: cubierto de machas a punto, con leve toque de parmesano dorado delicadamente con soplete, arroz tan perfecto que ni se siente. Fuera del menú, probamos el maki furai, de salmón con salsa de maracuyá y anguila, muy rico pero menos delicado que el anterior. El fondo del menú fue un yaki soba, fideos salteados con carne, ostiones, pulpo y verduras que estaban sublimes también. De postre, una suerte de mil hojas de manzana cortada con mandolina. ¡Exquisito! El almuerzo estuvo estupendo, salvo por los baches iniciales de la atención. Consumo: todo lo descrito $43.200.

Temple
Avenida Vitacura 2885
2394 2000
6,8/7

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *